Sin categoría

Dubai quiere construir el 25% de los nuevos edificios con impresoras 3D a partir del 2030

La impresión 3D es una revolución que cada año irá creciendo y aumentando su importancia. En medicina, supone la posibilidad de crear prótesis mucho más realistas. En el sector del automóvil, son varias las empresas que utilizan piezas en 3D, de hecho, una empresa italiana lanzará el primer vehículo hecho casi al 100% con esta técnica. La nueva tecnología ha llegado también a la arquitectura y la construcción. El Gobierno de Dubai, a la vanguardia en la creación de edificios, quiere que el 25% de sus nuevas construcciones estén hechas mediante impresión 3D.

Aunque pueda parecer algo revolucionario, en China, Italia, Rusia y Texas ya se han creado viviendas unifamiliares prototipo totalmente impresas. La empresa AECOM ACM, utiliza esta tecnología para prefabricar celdas y cuartos de hospital. La impresora tridimensional utiliza un brazo robótico que se mueve y deposita una capa de cemento cada vez, hasta que la estructura queda hecha. Visualmente, estos edificios parecen rocas sedimentarias, aunque están trabajando en hacer posible que la estética final mejore.

Lo más importante de la impresión 3D es que puede reducir el costE, el tiempo y la mano de obra necesarios para la construcción de viviendas. Algo muy útil, sobre todo, en aquellos países pobres o en vías de desarrollo. Tal y como señala la experta Lisselot Tronconis en The Wall Street Journal, se podría aumentar considerablemente la construcción de casas en los barrios más marginales de los países pobres. Tronconis, directora ejecutiva de People Helping People, ha asegurado que ya se han construido 800 casas en todo el mundo para familias que antes vivían en chabolas de una sola habitación gracias a la impresión tridimensional.

Crear una casa de bloques de hormigón en la actualidad requiere 15 días y unos 6.500 dólares. Sin embargo, imprimir una casa de estas características tardará 24 horas y costará unos 4.000 dólares, utilizando la mitad de barras de refuerzo de hierro.

La empresa MX3D, con sede en Ámsterdam, instaló un puente peatonal de acero inoxidable fabricado con impresoras y brazos robóticos. Para construirlo fueron necesarios cuatro robots que trabajaron 11 meses. El puente en cuestión tiene 12,5 metros y pesa 5.440 kilos. El cofundador de la empresa asegura que este puente, si se utilizasen 10 robots trabajando simultáneamente, podría ser construido en solo 10 días.

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s